EDJ

  • EDJ Melilla 1-3 de mayo de 2015

    Por causa de Cristo lo he perdido todo, y todo lo considero basura a cambio de ganarlo a él,..., porque Sólo Dios basta.

    Con estas palabras nos animaba  nuestro obispo D. Jesús Catalá a optar por ser "de Jesús" (tal y como Pablo de Tarso y Teresa de Ávila hicieran) en la eucaristía del Sábado frente a la Iglesia del Sagrado Corazón en Melilla.

    Esta celebración era el centro del encuentro de jóvenes de toda la diócesis, que este año, se celebraba en Melilla, bajo el lema "Sólo Dios basta".

     A la Ciudad Autónoma de Melilla nos desplazamos 250 personas de todas partes de la provincia de Málaga durante el fin de semana, embarcados en un proyecto de comunión entre los distintos grupos, asociaciones, movimientos,  congregaciones. Una experiencia repleta de signos y testimonios donde se daba cabida a una amplia variedad de actividades.

     Signo en MelillaMomentos muy intensos y vibrantes como la oración de vísperas en el barco, la cálida acogida de los melillenses a nuestra llegada o la eucaristía del sábado por la tarde. Momentos para compartir como las reflexiones, los talleres, la catequesis de Patxi Fano sobre Santa Teresa. Momentos para dar testimonio como la "marcha azul" por las calles de Melilla, el emotivo signo en la Plaza de Armas... y otros muchos momentos de iglesia en camino, siempre teniendo presente a las familias, a los que sufren, a los emigrantes.

    Agradecemos a todos los organizadores de esta actividad, el enorme trabajo realizado y el cariño puesto en su desempeño. A todas las instituciones que nos han acogido y a la Ciudad de Melilla.

     

    Muchos, cuando miremos atrás en nuestras vidas, recordaremos este encuentro con Jesús, al otro lado del mar. En el lugar donde nos bautizamos con un nuevo nombre: "de Jesús".

     

    Más fotos aquí

  • Su misericordia llega de generación en generación

    Bajo este lema,EDJ2016 celebramos la XXIX edición del Encuentro Diocesano de Juventud (EDJ). Un motivo para alegrarnos y proclamar públicamente la grandeza de Dios, que como Padre Bueno, nos ama con locura, y nos perdona y salva con misericordia infinita.

    Este año, de manera muy especial, nos hemos venido preparando desde el viernes, con la vigilia de oración con motivo de la llegada del icono de la Inmaculada Joven, cuyo paso por las distintas localidades nos anima a la participación y preparación de las Jornadas Mundiales de Jóvenes que se celebrarán en julio en Cracovia, Polonia.

    El Amor misericordioso que experimentaron nuestros acompañantes, se manifiesta de nuevo en nuestros jóvenes y adolescentes, que mediante tres talleres profundizan en tres aspectos de la misericordia: 

    • El Gozo de la Misericordia en el que se reflexiona sobre el Sacramento de la Reconciliación.

    • El Rostro de la Misericordia cuyo eje central es la Profesión de fe de la Iglesia, la oración por el Papa y la contemplación del rostro de Cristo.

    • El Pan de la Misericordia que culmina con la Eucaristía.

    El obispo de  Málaga, D. Jesús Catalá, nos animó a ser misericordiosos como el Padre, como fruto del encuentro con Jesús resucitado que nos salva, adorándole sólo a Él, y no a nuestras otras tentaciones diarias que nos alejan de la práctica de la misericordia.

    Durante el viernes y el sábado, nuestros alumnos de los colegios de Fundación Victoria han estado conviviendo en el Colegio Cardenal Herrera Oria, preparando este encuentro. Su experiencia ha sido gratificante, y progresiva. Han experimentado cómo Jesús transformaba sus redes, en otro tipo de redes. También han crecido en unión, en capacidad de compartir, de confiar y de  comunicar sus metas más profundas, y todo esto integrado con los juegos, canciones, dinámicas y gymkanas.

    También los animadores del MovimientoSMV han experimentado este crecimiento, y esta continuidad, hasta el punto de poder hacer realidad "Su Misericordia llega de generación, en generación", como pronunciara María en el cántico del Magnificat.

     

huellas en el corazón